28 de abril de 2009

Una rosa blanca y otra rosa


No tuve libro pero sí dos rosas: una blanca y otra rosa. Me alegraron el día, que prometía ser muy largo. Y lo fue. Me chiflan las rosas blancas. Y las margaritas. Y los geranios. Pero rosas rosas jamás me habían regalado. Cuando llegué a casa me aventuré a buscar todo lo habido y por haber sobre ellas. Después de deambular entre libros y mundos virtuales, os traslado por escrito la conclusión a la que llegué: "la persona que regala una rosa rosa es de fiar. Y si encima te la regala junto a una blanca... para qué queremos más, te aprecia con locura".

No tuve libro pero sí dos rosas. Aunque, previendo este momento, compré hace unos días el libro que me acompañará antes de conciliar el sueño durante las próximas semanas: "Cuentos para pensar", de Jorge Bucay. Lo encontré en una librería del sur mientras buscaba postales para mi caja de los recuerdos... y, cuando puse los pies en la calle, busqué el índice y leí en voz alta "Sólo por amor". Fascinante. Al igual que las ilustraciones que acompañan estas historietas.

6 comentarios:

abril en paris dijo...

Eres una romántica sin duda, precioso el detalle de las rosas.

Asi que te supongo lectora de las novelas de Jane Austen. Si no es asi ( que lo dudo ) empieza yá..

Un bsto.

Nalda dijo...

Abril: la verdad es que me resisto a creer que el romanticismo ha muerto... Y de Jane Austen mi preferida es "Orgullo y prejuicio" (mucho mejor que la peli!!).

Un abrazo

GUIZMO dijo...

"Sólo por amor" me pareció un cuento duro. De esos que se ve venir que acabarán mal y que efectivamente, aunque uno espere que no lo haga, por lógica lo hace. Muy representativo de la realidad, donde los sentimientos tienen su importancia sí, se utilizan como si fuesen la panacea pero al final siempre acaban muriendo a los pies de algo terrenal, poco romántico como es lo físico.
Las rosas, el regalar rosas, aunque parezca cursi, manido o como se quiera llamar siempre me ha parecido que no deja de tener un mensaje implícito e intangible. Y eso, aunque no sea ni real ni terrenal creo que es algo que merece la pena preservar y cuidar.

Nalda dijo...

Guizmo: veo que todavía quedan galanes... ¡qué razón tienes!

Nacho. dijo...

Sólo quería decir, en este post tan cargadico de azúcar que Orgullo y prejuicio es un truñaco de peli. (Siento romper la magia, jeje).

Dicho queda.
Salute!

myra dijo...

esyoy aqui otra vez, y continuan gustando me mucho todo lo que escrbes y las imagenes,
y gracias por tu comentario, no es mi hijo es mi nieto!!!!!
un beso,
myra