1 de octubre de 2009

Mal del altura


"El que avisa no es traidor". Sólo les falta añadir el refrán y un kit de casco, rodilleras y coderas. Yo, por si acaso, intento pasar por otra calle. Y si no me queda otro remedio, lo hago lo más cerca posible del suelo -casi a gatas-, por eso de los desniveles.

6 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Hay que irse con pies de plomo :D

¡Muá!

sonoio dijo...

excelente
me quedé pensando en
caídas a distinto nivel
pong
pong
pong

buenísimo

buscá
proyecto cartele en la web
y diviértete
nalda

un beso

De cenizas dijo...

¿Se puede elegir el nivel de la caída?

besos

GUIZMO dijo...

Supongo que sí. Habrá desde un moratón en el dedo gordo del pie, hasta un esguince de tobillo, una rotura de peroné, la clásica fractura de cadera de la 3ª edad o una caída letal de necesidad como se le intuye al muñequito del cartel...

abril en paris dijo...

¿ el nivel puede venir dado dependiendo si eres alto o bajo, gordo o flaco ? ¡ qué curioso !
Es como la vida misma ¿ no crees ?
Un besote sin casco.

migue dijo...

Bueno, el dibujo es un desastre en sí mismo...pero veo que te has dado cuenta de la presencia de fantasmas! :D