24 de octubre de 2009

Que empiece la función

No hay nada más maravilloso para volver a sentirse como un niño, que ir al circo. Hoy he vuelto a tener 7 años; Guizmo, 12. Hemos entrado a la gran carpa azul con palomitas y refrescos, sólo nos han faltado las espadas láser que iluminaban la función -y que a punto han estado de sacar algún ojo a alguien-. Ha sido divertidísimo. No sé quiénes disfrutaban más, los niños o los padres...

De pequeña quería ser trapecista, y de mayor lo tengo clarísimo: domadora de elefantes. Adoro estos animalitos. A mi tritón, en cambio, le va más lo de la magia. Tendríais que haberle visto la cara cuando aparecía un tigre de Bengala en la caja donde antes se había metido la ayudante del mago. Ya me lo imagino: (redoble de campanas) "Con ustedes, el Gran Mago Guizmo". Es tan bonito soñar despierto...

13 comentarios:

GUIZMO dijo...

Madre mía, han tenido que pasar 29 años para que visite un circo... Seguro que me han visto pinta de primerizo y por eso los 4 eurazos que me han clavado por las palomitas.
Ha sido curioso, menos decadente de lo que esperaba. Eso sí, me he quedado con ganas de ver al oso tocar la trompeta (bueno y de ver a algún león blanco más, que con esa ratilla escuálida que ha salido no cuela).

PS: En los carteles de mi circo saldría mi foto con un bombín y encima, en letras enormes de colores pondría: "¡¡¡GUIZMÁGICO!!!"

Nalda dijo...

GUIZMÁGICO, suena bien tritón, muy bien. Vamos a patentarlo...

Un besito felino

Mauricio P. Milano dijo...

Qué lindo vivir estos momentos!!

Oihane dijo...

es magico vivir momentos sintiendose un niño, y por un momento, que la vida vuelva a ser facil =)

Espérame en Siberia dijo...

Jajaja, qué mágico. De niña yo viví junto a un circo y era increíble para mí. Claro que, por alguna razón del subconsciente, borré de mi mente los olores de los leones y demás animales, pero recuerdo que, como nosotros les regalábamos agua a los dueños del circo, nos daban pases gratis. Y me la vivía ahí.
Ahora que sé cómo maltratan a los animales ya no lo veo con los mismos ojos, pero cuando eres niño el mundo y todo lo que lo involucra es tan puro y sin intenciones misteriosas, que lo dejas de lado.

Un abrazo :D

dEsoRdeN dijo...

Soñar despierto es la única razón para vivir. Sobretodo, porqué te permite dormir la realidad...

PD: Palabra de verificación: 'traba'

begusa dijo...

parece que no acabo de tener claro por qué la gente cree que querer a los animales y tenerlos en jaulas no son ideas incompatibles.
misterios de la vida

(por un circo sin animales)

De cenizas dijo...

¡Si que tiene mal carácter la ayudante! Yo conozco a alguna que podría hacerlo sin necesidad de magia... jejej


besos

Julia dijo...

Opino igual que Begusa. No me gustan los circos (salvo el Soleil -unos genios!!!-)con animales.
Pero me alegra que lo hayan pasado tan bien como los niños.

Un beso.

Señor Posmópolis dijo...

ir a la niñez es volver al asombro. eso y los ciros y las películas en el cine.

abril en paris dijo...

Pues a mi me has hecho recordar
"Dumbo" por todo lo que nos cuentas
Qué lagrimillas solté yo con esa peli
Al parecer Vds. dos han disfrutado de
lo lindo...¿ Por qué será...?
Bss.

migue dijo...

circus is in town!

unjubilado dijo...

Recuerdo de niño a una pequeña troupe de magos, malabaristas... 10 ó 12 personas en total que visitaban los pueblos en verano, no tenían carpa, la función era al aire libre, tenías que llevarte la silla de casa y pasaban un capazo donde cada uno echaba las monedas que los mayores nos habían dado.
Saludos