18 de marzo de 2009

Equipaje que va y no viene


Ayer oí en la radio que, según un informe del Consejo del Transporte Aéreo, en 2007 las aerolíneas de todo el mundo perdieron 42 millones de maletas. Como lo oyen, 42 millones. Para pensarse dos veces eso de coger un avión. Pero eso no es todo. De todas ellas, recuperaron 41 millones y tan sólo 1 millón se quedaron sin dueño. Huérfanas. Llenas de enseres personales. Y yo me pregunto, ¿Qué pasa con todo ese equipaje? ¿Nadie lo reclama? ¿Existirá un cementerio de maletas después de objetos perdidos?

Por suerte, no me ha pasado nunca... pero el verano pasado perdí la cazadora (mi cazadora favorita, no una cualquiera) en el aeropuerto de Girona el primer día de vacaciones. Una pena aunque tampoco me sorprende porque soy de las que prácticamente se lleva la casa a cuestas. Y claro, con el equipaje de mano y el que facturo no es suficiente... tengo que recurrir al efecto cebolla: ponerme capas y capas de ropa. El caso es que llegué a mi destino acalorada y sin cazadora pero, eso sí, en hora. Puntualidad ante todo.
(La foto la tomo prestada del blog de Maru Canales, de la que os hablaré otro día)

3 comentarios:

diana dijo...

Pues yo sí que perdí una maleta, en mi último viaje a Escocia. Y como bien dices, no es un problema "material". Simplemente, te quedas huérfana de tus pertenencias favoritas. Aunque sean unas bragas de HM.Por suerte, me la enviaron a casa unos días después.

P.D. Te invito a un té con galletas este finde, ya me dirás.

uncentimo dijo...

jeje, de momento no he perdido las maletas, tocaré madera por si acaso.
mmm, la verdad que no se cuantos céntimos caben en la cartera pero no los suficientes para ser ricas =)

Carmela* dijo...

Me gustaría conocer el sitio donde guardan ese millón de maletas y poder abrirlas todas. Ver que tienen dentro... saber las cosas que se lleva la gente cuando va de viaje... No puedo evitar ser un poco cotilla... o más bien curiosa. :D