26 de marzo de 2009

Viviendo adrede

Un gran amigo me dijo en una ocasión que siempre había creído que yo soy de las personas que viven adrede. Más bien lo escribió. Lo hizo en la primera página de un libro fantástico: "Vivir adrede", del escritor uruguayo Mario Benedetti. Leí sus palabras, las releí y pensé que nunca me lo había planteado. "¿Realmente vives adrede?", me dije. Y un escalofrío me recorrió el cuerpo de los pies a la cabeza.

Llegué apresurada a casa, subí a mi habitación y me senté en el puff de las caracolas. Es mi rincón del silencio, donde soy capaz de leer durante horas, llorar durante días y reflexionar durante semanas. Allí, junto a la ventana, abrí el libro después de olerlo durante unos segundos, y me adentré en un universo mágico de palabras. Me bastó leer el primer texto para entender que los buenos amigos pocas veces se equivocan.

------------------------------------------------------------------------------
"Los sentimientos se deslizan, a veces se refugian en guaridas de amor, pero cuando emergen al aire fresco o libre, dan el color del mundo..." (Fragmento de 'Color del mundo', "Vivir Adrede", M. Benedetti)
------------------------------------------------------------------------------
Mi mundo está teñido del color del arco-iris... ¿Y el vuestro?

7 comentarios:

GUIZMO dijo...

Y es que no hay nada peor que vivir por inercia, como un hámster corriendo en la rueda. No he leído el libro pero 'Vivir adrede' suena a grito vitalista, a una especie de carpe diem, a algo tan simple en apariencia como tomar las riendas de forma activa de la sucesión de rutinas en la que tantas veces tiende a convertirse esto que llaman 'la vida moderna'.

abril en paris dijo...

Si, es como la letra de una canción de Serrat.
" Solo vale la pena vivir para vivir.."
y aquello de que " a veces la vida
toma contigo café.." Me encanta esa cita de Benedetti ( ya busco el libro )
Un abrazo

abril en paris dijo...

P.D.
La canción de Serrat se llama:
De vez en cuando la vida

De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas
nos pasea por las calles
en volandas
y nos sentimos en buenas manos;
se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y se saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela
De vez...( bis)
toma conmigo café
y está tan bonita que
da gusto verla
Se suelta el pelo y me invita
a salir con ella a escena
De vez...(bis)
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo...

diana dijo...

Me encanta tu entusiasmo, lo contagias a todos los que te rodean.Doy fe de ello.

Nacho. dijo...

Vaya...que sorpresa...

Leonardo Sbaraglia dice en la película "Concursante", escrita por Rodrigo Cortés que...

...nuestra galaxia alberga más o menos cien mil millones de estrellas. Bastantes. Los poetas hablaban de las "miríadas de estrellas del ejército celestial", pero lo cierto es quea simple vista y en el mismo momento, sólo son visibles 7646, como mucho...

...eso sumando los dos hemisferios. Un sólo observador podría por tanto ver, en condiciones ideales, más o menos la mitad...

...sin embargo en la práctica, la intensa absorción de la luz de los astros débiles cerca del horizonte sólo nos permite contemplar un tercio, unas 2600 estrellas como máximo...

...a la vez y desde el mismo punto, en una noche muy clara. Y sin luna. En las grandes ciudades ni siquiera hay forma de ver los astros débiles...

...eso significa que un observador puede con suerte contar entre 100 y 150 estrellas a la vez y ni una más; 100 o 150; ocho o nueve docenas de estrellas brillando tímidamente en una noche muy clara....

...y esta noche...hay nubes.

Nalda dijo...

Guizmo: sabias palabras, sobre todo si vienen de alguien que vive tan adrede como tú. No te imagino en una jaula... más bien al aire libre, como un lagarto reptando por la arena.

Abril: thanks por la canción. La verdad es que Serrat embruja con sus letras... qué bien suena! Me alegro de que te haya picado el gusanillo por Benedetti.

Diana: me sonrojo.

Nacho: paciencia, que mañana se esconderán las nubes para dejar ver las estrellas... ¿Qué constelación te gustaría ser?

RicardoCavolo dijo...

Gracias! :)

Un poco de romanticismo siempre es de agradecer, digan lo que digan.

Lo del beso es más bien un beso universal. Soy muy de historietas, y ese es el beso de cuando el soldadito se va a su primera guerra mundial y no sabes si volverá para ver a su mujer... historias, historias, historias...

Un abrazo.