9 de junio de 2009

Fideuá para seis


Retiró el plato y los cubiertos. La mesa quedó impar. En el último momento, le pudieron más los prejuicios y dejó huérfana a la vajilla. Aunque el sabor a queso de cabra con mermelada devolvió el ánimo a los comensales, que recobraron el apetito con una deliciosa fideuá.

Si no fuera por los "tupper"...

2 comentarios:

Cesc dijo...

De acuerdo. A las 7 de la mañana, no. Pero a la hora de comer, quien sabe si son de tupper ware o recien hechos...

GUIZMO dijo...

Vale, ya tengo veredicto. Tres días después de permanecer en tupper tengo que decir que era un magnífica fideuá. Bravísimo a la chef ;)